Noticia BO

La Paz con sus rompemuelles y otras cosas

El Diario
Publicado Lunes, 08 de Julio de 2024.
La Paz con sus rompemuelles y otras cosas
sin entradilla

Héctor Revuelta Santa Cruz

La ciudad de La Paz, el 7 de diciembre de 2014, fue distinguida como una de las siete ciudades maravilla del planeta, por la New 7 Wonders Foundation (de dudoso prestigio para las ciudades que creían tener ese privilegio y no fueron elegidas). Las otras ciudades fueron: Beirut, de Líbano; Doha, de Qatar; Durbán, de Sudáfrica; La Habana de Cuba; Kuala Lumpur, de Malasia y Vigan, de Filipinas.
Indudablemente, este magnífico galardón fue obtenido por su hermosura, pero hay incontables cosas que dejan mucho que desear, en el diario vivir, en la ¡Oh linda La Paz!, como por ejemplo sus rompemuelles que proliferan más rápido que el asfaltado de sus calles. Colocados indiscriminadamente, con diferentes alturas y formas, muestran sus innumerables cicatrices dejadas por vehículos cuyos conductores, que deben soportar el pago de la reparación de los mismos, con mucha bronca, incrementan su estrés. Además, muestran la proverbial desprolijidad de la Alcaldía, que ni siquiera los pinta, y hoy venezolanos en busca de una moneda cumplen la función edil.
Los peatones son ciudadanos de segunda clase: pocos conductores respetan sus derechos. Para poder cruzar una calle, el peat√≥n tiene que torear a los veh√≠culos que le pisan los talones y escuchar el estridente ruido de la bocina y de yapa el agudo pito del rabioso varita que le pita en plena oreja, sin consideraci√≥n. Seg√ļn estad√≠sticas hay, anualmente, muchas decenas de peatones que encontraron la muerte en las calles de la ¬°Oh! bella ciudad, donde en diversas aceras, las rampas de bajada o de subida a los garajes domiciliarios son una trampa mortal, contra la humanidad del peat√≥n. Con seguridad muchas tibias fueron fracturadas sin poder reclamar a nadie, porque la alcald√≠a est√° m√°s afanada en cobrar por la publicidad colocada violentando el C√≥digo de Tr√°nsito, sin preocuparse de la se√Īalizaci√≥n, tan pobre, y menos a√ļn de colocar el nombre de las calles donde la numeraci√≥n de las viviendas es tan disparatada que puede encontrar en una puerta el numero cincuenta y a lado el 350. ¬°Oh! Linda La Paz. Muchos de los conductores de veh√≠culos, p√ļblicos o particulares, no respetan el derecho ajeno y ni siquiera conocen sus propios derechos. ¬°Oh! linda La Paz, quien te conoce, no olvida jam√°s.
La Paz, llamada el crisol de la bolivianidad, cuna de la libertad y tumba de tiranos, se ha convertido en el alambique de odios mostrados en sendas manifestaciones y perversos bloqueos consuetudinarios, que est√°n enfermando a la poblaci√≥n pace√Īa. Llegar al trabajo cotidiano es una angustia. Perder un vuelo no es raro, porque unos padres de familia, reclamando el cambio de director de la escuela, bloquean v√≠as cuando les da la gana.
La angustia diaria del pasajero, transportado en calidad de carga, en minibuses, es pavorosa. Adem√°s de ser maltratado, no sabe cu√°ndo aparecer√° y si est√° lleno o no el bendito veh√≠culo. Los telef√©ricos y el PumaKatari prestan servicios adecuados, pero para un m√≠nimo de la poblaci√≥n. Los radiotaxis, que tienen tarifas oficialmente aprobadas, cobran lo que les da la gana y no es raro que, pese haber transado la tarifa, le exijan mayor pago por cualquier motivo. La entrada y salida del trabajo es casi igual en las instituciones p√ļblicas, lo que agrava la demanda puntual del transporte.
En síntesis: la calidad de vida empeora cada día y más gente se va de esta ¡Oh linda La Paz! ¡Oh! bella ciudad, Quien te conoce, no olvida jamás. ¡Oh! bella ciudad.

El autor es Ing. Civil, docente de la UMSA.



Últimas noticias
El estímulo de la juventud
El estímulo de la juventud
Víctor Corcoba Herrero...
Me dio pesar, pero…
Me dio pesar, pero…
Ernesto González Valdés...
La crisis de los ODS
La crisis de los ODS
Ronald Nostas Ardaya ...
Tiempos ideologizados
Tiempos ideologizados
Severo Cruz Selaez...
Hacer familia: ¬°a nadie dejar sin hogar!
Hacer familia: ¬°a nadie dejar sin hogar!
Víctor Corcoba Herrero...
Censores del Siglo XXI
Censores del Siglo XXI
Ignacio Vera de Rada ...
Sobre la CBHE
Sobre la CBHE
sin entradilla...
Las dudas de Lula
Las dudas de Lula
Humberto Vacaflor Ganam...
El país tranca
El país tranca
David Foronda H....
(Ex) Ciudad maravilla
(Ex) Ciudad maravilla
sin entradilla...
Billetes nuevos
Billetes nuevos
David Foronda H....
Preocupante opinión periodística
Preocupante opinión periodística
Eric L. C√°rdenas del Castillo...
Cuando Tiahuanacu era libre
Cuando Tiahuanacu era libre
Lupe Cajías...
Tamiz y emociones
Tamiz y emociones
Ernesto González Valdés...
¬°Se√Īor, dame la sabidur√≠a!
¬°Se√Īor, dame la sabidur√≠a!
Víctor Corcoba Herrero...
Asesinatos indirectos
Asesinatos indirectos
Juan José Toro Montoya...
Transformando vidas
Transformando vidas
Ernesto González Valdés...
No todo lo que brilla es criptomoneda
No todo lo que brilla es criptomoneda
Luis Fernando Romero Torrejón...
Ignorancia, la plaga de la política boliviana
Ignorancia, la plaga de la política boliviana
Miguel √Āngel Amonzabel Gonzales...
El escenario político
El escenario político
Severo Cruz Selaez...
Homo bellum
Homo bellum
sin entradilla...
Clamor por un cambio
Clamor por un cambio
Humberto Vacaflor Ganam...
Nacionalismo boliviano
Nacionalismo boliviano
Fabian Freire...
La pérdida de lo auténtico
La pérdida de lo auténtico
Ernesto González Valdés...
Apología de la tolerancia
Apología de la tolerancia
Ignacio Vera de Rada ...
Golpe blando con estilo
Golpe blando con estilo
Mario Malpartida...
Directores encargados
Directores encargados
Luis Alberto Callapino López...
La Juana y los ‚Äúlaris‚ÄĚ
La Juana y los ‚Äúlaris‚ÄĚ
Juan José Toro Montoya...
Inventores de golpes
Inventores de golpes
sin entradilla...
¬°Que siga el circo!
¬°Que siga el circo!
Walthy Mauricio Eg√ľez Paz ...

Encuesta

No hay encuestas activas para participar. Puede consultar nuestras encuestas anteriores