Noticia BO

Los caminos de la vida no son…

El Diario
Publicado Miercoles, 10 de Julio de 2024.
Los caminos de la vida no son…
Mario Malpartida

“Los caminos de la vida/no son como yo esperaba”; así comienza la canción estrenada en 1993; ilusión acaso frustrada, porque encuentran en sus caminos de vida sorpresas no deseables, tan extrañas que a veces más parecen sueños, y el mundo como un teatro, donde todo cuanto sucede es pasajero, ilusorio y ficticio (ilusión, sombra, ficción); participar como testigo anónimo, y mirar con impotencia a miles de personas que mueren por frío y no tienen para comer; los abusos a los niños, la pederastía y el aborto; el destino de la tierra, la ecología y sequía, el desbosque, la quema y el CO2.
“Los caminos de la vida/ son muy difícil de andarlos”. Entre la destrucción y la muerte se negocia la compraventa de armas: tiene que seguir la guerra, pero hablaremos de Paz; de los que Israel sigue matando en Palestina y los que mató Hamás en Israel. Los muertos en Ucrania, y los que mueren en Rusia.
Enfrentar con valor todo cuanto sucede en la propia casa, el entorno como realidad cercana, donde a veces los caminos son de ternura y amor: de los niños que son hijos y los de sus hijos: los nietos; del mundo complicado en ciernes, y la herencia que se deja, el cariño que le tienen los hijos, del amor que se tiene por ellos y, a veces, del olvido y el abandono.
«Los caminos de la vida/ no son como los que imaginaba»; preocupación al ver que los lagos y ríos se secan, el deshielo de los polos aumenta, el silencio y los lamentos, la irresponsabilidad del hombre.
El narcotráfico en América, el consumo en Estados Unidos y Europa: heroína, cocaína, marihuana. Los gobiernos como dueños de vidas y haciendas: tiranía, autocracia, imperialismo, socialismo y fascismo; la persecución, los exiliados, los presos y los muertos en las prisiones.
“Los caminos de la vida/ no son como yo creía”; los inventos que facilitan la vida y otros que acaban con ella. Los placeres de ser felices con poco, y las amarguras de no lograrlo teniendo mucho. De cómo se quiere ignorar la propia ignorancia, (o hacerse el del otro viernes), así, no es necesario el saber, puede ser mandatario, ministro, o parlamentario.
«No son como yo esperaba/ y no tengo salida», dice la canción que popularizó el cantante argentino Vicentico; está dicho de tal manera que derriba el optimismo, provoca inseguridad; y mirando en el propio escenario hay mucho que viene de atrás: parece no tener salida: las farmacias y el precio de los medicamentos, la tarifa de las clínicas, las consultas a los «especialistas»: sus largas y polivalentes recetas, los análisis y radiografías, las facturas sin miramientos (dejarlos pobres no les importa); por otro lado, las filas de las madrugadas para conseguir la ficha de una consulta fugaz, cirugías diferidas por meses en la CNS; las quejas llegan al colmo, pero al final nada cambia.
La juventud que deambula en busca de oportunidad, su crisis de expectativas: objetivos y metas; no encuentra trabajo. El porqué de otras cosas: la elección de magistrados sigue envuelta en patrañas, el padrón electoral donde reina el silencio; la ruptura en el partido Creemos: doctrina gestión o «pegas».
En los caminos de la vida se encuentra también comedia: la política, los políticos, los «politicastros», el cinismo y la posverdad, seguramente volveremos a votar por ellos; cómo se organizan para llegar al poder: el gobierno de las muchedumbres (oclocracia), gobierno de los ricos (timocracia) de los malvados e inútiles (cacocracia), de los ladrones (cleptocracia), –tantas «cracias» que ya provocan gracia– como la democracia.
Los caminos de la vida son transitados dejando huella, como las que dejan escultores, compositores, pintores, escritores de prosas y versos; la literatura universal (la gente lee libros cada vez menos). La infidelidad «in crescendo», el divorcio que aumenta, el drama de los hijos que sufren por la separación de los padres.
Los caminos de la vida ojalá fueran como usted quisiera; a pesar de todo son vida…

El autor es periodista.



Últimas noticias
“¡Llegó el sur!”
“¡Llegó el sur!”
sin entradilla...
El estímulo de la juventud
El estímulo de la juventud
Víctor Corcoba Herrero...
Me dio pesar, pero…
Me dio pesar, pero…
Ernesto González Valdés...
La crisis de los ODS
La crisis de los ODS
Ronald Nostas Ardaya ...
Tiempos ideologizados
Tiempos ideologizados
Severo Cruz Selaez...
Censores del Siglo XXI
Censores del Siglo XXI
Ignacio Vera de Rada ...
Sobre la CBHE
Sobre la CBHE
sin entradilla...
Las dudas de Lula
Las dudas de Lula
Humberto Vacaflor Ganam...
El país tranca
El país tranca
David Foronda H....
(Ex) Ciudad maravilla
(Ex) Ciudad maravilla
sin entradilla...
Billetes nuevos
Billetes nuevos
David Foronda H....
Preocupante opinión periodística
Preocupante opinión periodística
Eric L. Cárdenas del Castillo...
Tamiz y emociones
Tamiz y emociones
Ernesto González Valdés...
¡Señor, dame la sabiduría!
¡Señor, dame la sabiduría!
Víctor Corcoba Herrero...
Asesinatos indirectos
Asesinatos indirectos
Juan José Toro Montoya...
Transformando vidas
Transformando vidas
Ernesto González Valdés...
No todo lo que brilla es criptomoneda
No todo lo que brilla es criptomoneda
Luis Fernando Romero Torrejón...
Ignorancia, la plaga de la política boliviana
Ignorancia, la plaga de la política boliviana
Miguel Ángel Amonzabel Gonzales...
El escenario político
El escenario político
Severo Cruz Selaez...
Diremar… ¿Para qué?
Diremar… ¿Para qué?
sin entradilla...
Homo bellum
Homo bellum
sin entradilla...
Clamor por un cambio
Clamor por un cambio
Humberto Vacaflor Ganam...
Nacionalismo boliviano
Nacionalismo boliviano
Fabian Freire...
La pérdida de lo auténtico
La pérdida de lo auténtico
Ernesto González Valdés...
Apología de la tolerancia
Apología de la tolerancia
Ignacio Vera de Rada ...
Golpe blando con estilo
Golpe blando con estilo
Mario Malpartida...
Directores encargados
Directores encargados
Luis Alberto Callapino López...
La Juana y los “laris”
La Juana y los “laris”
Juan José Toro Montoya...
Inventores de golpes
Inventores de golpes
sin entradilla...
¡Que siga el circo!
¡Que siga el circo!
Walthy Mauricio Egüez Paz ...

Encuesta

No hay encuestas activas para participar. Puede consultar nuestras encuestas anteriores