Noticia BO

El escenario político

El Diario
Publicado Miercoles, 10 de Julio de 2024.
El escenario político
Severo Cruz Selaez

Severo Cruz Selaez

El poder no solo corrompe, sino destruye. La desmedida ambición fue detonante para que muchos partidos, de tendencias encontradas, se hayan disgregado. Algunos, inclusive, mayoritarios. Fue el escenario político de siempre, marcado por el divisionismo. Pocos se salvaron de ese fenómeno que provocaría el fraccionamiento partidario. Era épocas cuando eran comprados y vendidos políticos, a cambio de algunas monedas o cargos públicos, para tratar de evitar el desmoronamiento inminente. Habían perdido el honor, la dignidad y la ética, quienes incurrieron en tales arreglos. La posteridad los calificó de oportunistas y vividores. Y no eran unos cuantos.
En ese marco, se realizó en 1960 la XIII Convención Nacional del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), fraccionado, en esa coyuntura, en cuatro grupos. El evento estuvo destinado a renovar sus comandos, elegir la fórmula presidencial y determinar el programa de gobierno para el próximo periodo. Temas que serían debatidos luego del balance autocritico, de los logros alcanzados, de los fracasos y frustraciones.
“Cada grupo, creyendo poseer la verdad y la clave de las soluciones adecuadas para los problemas bolivianos, irrumpe violentamente, no para que se le oiga, sino para imponer su voluntad” (1), ante la magna asamblea. Los sectores que promovían la división estuvieron identificados como: los partidarios de Paz Estenssoro, del presidente Siles Zuazo, de Lechín Oquendo y Guevara Arce. La división había corroído el tronco matriz del partido, que lideró la revolución de 1952. Los involucrados en el hecho se rsistieron a asumir la unidad, y buscaron, el camino de la discordia, que provocaría el descalabro partidario.
Pese a todo ello fue elegida la fórmula presidencial, Paz Estenssoro para presidente y Lechín Oquendo para vicepresidente. “No obstante, que este último tiene fuerte resistencia dentro de la gran masa del partido, pero en sus manos están los controles obreros que reaccionan todavía en forma personalista” (2), se dijo. Un comando unificado, bajo la suprema dirección de Paz Estenssoro, se haría cargo de la conducción partidaria. Buscaría afianzar la estabilidad institucional y la prosecución del esfuerzo revolucionario con la participación de todos.
El programa de gobierno aprobado, en la XIII Convención, hace hincapié en consolidar las conquistas logradas. En ese contexto menciona también la mecanización agrícola, la continuación de los repartos de tierra y los asentamientos campesinos para que el iniciado crecimiento de la producción en el campo compense el déficit alimentario. Extensión y afianzamiento de la empresa estatal de petróleos. Capitalización de las empresas mineras para permitir la renovación de sus equipos, la modernización de la producción y el establecimiento de plantas para tratar en Bolivia los minerales exportados en bruto. Extensión de la escuela campesina, de la educación técnica, de la asistencia médica y hospitalaria, etc.
El MNR no ha logrado recuperar su monolítica unidad. Se fraccionó en diversos grupos, que le hicieron perder fuerza e identidad. Hoy solamente existe la sigla.
En suma: he ahí el desastre que acabó con aquel partido.

NOTAS
(1) “Política”, No. 7. Editorial Cordillera, C.A., Caracas – Venezuela, marzo 1960. Pág. 65.
(2) Ídem, pág. 66.



Últimas noticias
“¡Llegó el sur!”
“¡Llegó el sur!”
sin entradilla...
El estímulo de la juventud
El estímulo de la juventud
Víctor Corcoba Herrero...
Me dio pesar, pero…
Me dio pesar, pero…
Ernesto González Valdés...
La crisis de los ODS
La crisis de los ODS
Ronald Nostas Ardaya ...
Tiempos ideologizados
Tiempos ideologizados
Severo Cruz Selaez...
Censores del Siglo XXI
Censores del Siglo XXI
Ignacio Vera de Rada ...
Sobre la CBHE
Sobre la CBHE
sin entradilla...
Las dudas de Lula
Las dudas de Lula
Humberto Vacaflor Ganam...
El país tranca
El país tranca
David Foronda H....
(Ex) Ciudad maravilla
(Ex) Ciudad maravilla
sin entradilla...
Billetes nuevos
Billetes nuevos
David Foronda H....
Preocupante opinión periodística
Preocupante opinión periodística
Eric L. Cárdenas del Castillo...
Tamiz y emociones
Tamiz y emociones
Ernesto González Valdés...
¡Señor, dame la sabiduría!
¡Señor, dame la sabiduría!
Víctor Corcoba Herrero...
Asesinatos indirectos
Asesinatos indirectos
Juan José Toro Montoya...
Transformando vidas
Transformando vidas
Ernesto González Valdés...
No todo lo que brilla es criptomoneda
No todo lo que brilla es criptomoneda
Luis Fernando Romero Torrejón...
Ignorancia, la plaga de la política boliviana
Ignorancia, la plaga de la política boliviana
Miguel Ángel Amonzabel Gonzales...
Diremar… ¿Para qué?
Diremar… ¿Para qué?
sin entradilla...
Homo bellum
Homo bellum
sin entradilla...
Clamor por un cambio
Clamor por un cambio
Humberto Vacaflor Ganam...
Nacionalismo boliviano
Nacionalismo boliviano
Fabian Freire...
La pérdida de lo auténtico
La pérdida de lo auténtico
Ernesto González Valdés...
Apología de la tolerancia
Apología de la tolerancia
Ignacio Vera de Rada ...
Golpe blando con estilo
Golpe blando con estilo
Mario Malpartida...
Directores encargados
Directores encargados
Luis Alberto Callapino López...
La Juana y los “laris”
La Juana y los “laris”
Juan José Toro Montoya...
Inventores de golpes
Inventores de golpes
sin entradilla...
¡Que siga el circo!
¡Que siga el circo!
Walthy Mauricio Egüez Paz ...

Encuesta

No hay encuestas activas para participar. Puede consultar nuestras encuestas anteriores