Noticia BO

Diremar… ¿Para qué?

El Diario
Publicado Martes, 09 de Julio de 2024.
Diremar… ¿Para qué?
sin entradilla

No sé a qué obedece la obcecación de las autoridades del gobierno o de los parlamentarios afines a él, pero, después de varios años de haber perdido los juicios ventilados ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya (CIJ), respecto al que hasta la interposición de la demanda en el primer caso contra la república de Chile era un derecho expectaticio su salida soberana al océano Pacífico, todavía se hace un esfuerzo por almibarar sus dramáticos resultados. Y decimos no comprender porque en el derecho internacional, como en los procesos ordinarios, las sentencias judiciales que no admiten recurso de impugnación; independientemente de sus resultados, causan estado, es decir que ninguna autoridad, tratándose de las dictadas por la CIJ por ser tribunal de única instancia, puede modificar o dejar sin efecto sus fallos. Luego, cuando hablamos de la sentencia dictada dentro del juicio sobre una salida al océano Pacífico deducida por nuestro país, el derecho —expectaticio— que teníamos durante 140 años ha desaparecido, pues el fallo en ninguna de sus partes dispone que Chile y Bolivia deban seguir conversando sobre el tema.

De lo anterior expuesto, se deduce que, por lo menos desde la esfera del derecho internacional, Chile ha dejado de tener algo pendiente con nuestro país respecto a un acceso nuestro al litoral, que, a estas alturas, poco o nada importa que se nos haya arrebatado o no, porque la justicia ya se ha pronunciado sobre ello.

En cuanto a las aguas del río Silala, el mismo tribunal internacional, luego de un dilatado proceso instaurado por Chile, ha declarado que su curso es internacional; por tanto, su aprovechamiento también debe ser compartido. En resumen, nadie con un mínimo de conocimiento puede afirmar que el diferendo marítimo aún persiste. ¡No hay nada pendiente con relación a esos temas!, lo que indudablemente, como boliviano, me duele, pero es una verdad irrebatible.

Si esos emprendimientos judiciales, especialmente el que se refiere al mar (puesto que el otro, el que perdimos sobre el Silala, fue interpuesto a instancias de Chile), han concluido irremediablemente y no teniendo nada más que reclamar jurídicamente, cualquier repartición pública aún vigente y creada con esos motivos, hoy no tiene más necesidad de existir, que no sea que la de seguir desangrando las pobres arcas del Estado para honrar compromisos con la militancia del partido de gobierno, que ha perdido todo derecho para Bolivia, reduciéndolo únicamente a la posibilidad de, algún día, retomar negociaciones —eso sí, no constrictivas para Chile— desde la diplomacia y siempre que se tenga un servicio exterior profesional.

¿Sabía el lector que Diremar, conforme al decreto supremo de creación, tuvo como misión la de prestar apoyo en cualquier acción diplomática, jurisdiccional y administrativa “emergente de la demanda marítima boliviana (…) a excancilleres, personalidades e intelectuales…” y en ningún caso más? Y, de hecho, la visión de esa institución que ningún beneficio representa para el país, consiste en la gestión de apoyo eficaz en la demanda marítima boliviana, “en la demanda del Silala y en cuestiones relativas a recursos hídricos internacionales”. Respecto a lo que es imperativo decir que, primero, ya no existe ninguna demanda sobre el mar ni sobre el río Silala, y, en segundo lugar, tampoco hay ningún conflicto internacional sobre ningún otro recurso hídrico. Y para más decir, Diremar demostró con las pruebas que todos conocemos, que nunca fue eficaz en la visión que motivó su creación. ¿Sabían, además, que a Diremar se le asignó un presupuesto de 2 millones trescientos mil dólares para el año 2024? Sí, no es chiste, y si lo fuera sería de muy mal gusto; pero es una burla al pueblo que en nada se beneficia, ni se benefició de una entidad tan inservible desde su primer día.

Por esos antecedentes, no tengo más que palabras de coraje cuando senadores como Félix Ajpi, todavía piensan que “con la demanda marítima, no se perdió nada”, porque desde su mirada hipertrófica la CIJ, en su devastador fallo, decidió que Chile y Bolivia deban seguir conversando sobre el tema. Me encantaría saber cuál es exactamente la sentencia que Ajpi cree haberse dictado como consecuencia de la fracasada demanda boliviana… Está visto que países pobres como Bolivia, con instituciones débiles como las que tiene, no necesita más que del Ministerio de Relaciones Exteriores y de diplomáticos altamente calificados para la defensa futura de cualquier conflicto hídrico o territorial.

 

Augusto Vera Riveros es jurista y escritor.



Últimas noticias
“¡Llegó el sur!”
“¡Llegó el sur!”
sin entradilla...
El estímulo de la juventud
El estímulo de la juventud
Víctor Corcoba Herrero...
Me dio pesar, pero…
Me dio pesar, pero…
Ernesto González Valdés...
La crisis de los ODS
La crisis de los ODS
Ronald Nostas Ardaya ...
Tiempos ideologizados
Tiempos ideologizados
Severo Cruz Selaez...
Censores del Siglo XXI
Censores del Siglo XXI
Ignacio Vera de Rada ...
Sobre la CBHE
Sobre la CBHE
sin entradilla...
Las dudas de Lula
Las dudas de Lula
Humberto Vacaflor Ganam...
El país tranca
El país tranca
David Foronda H....
(Ex) Ciudad maravilla
(Ex) Ciudad maravilla
sin entradilla...
Billetes nuevos
Billetes nuevos
David Foronda H....
Preocupante opinión periodística
Preocupante opinión periodística
Eric L. Cárdenas del Castillo...
Tamiz y emociones
Tamiz y emociones
Ernesto González Valdés...
¡Señor, dame la sabiduría!
¡Señor, dame la sabiduría!
Víctor Corcoba Herrero...
Asesinatos indirectos
Asesinatos indirectos
Juan José Toro Montoya...
Transformando vidas
Transformando vidas
Ernesto González Valdés...
No todo lo que brilla es criptomoneda
No todo lo que brilla es criptomoneda
Luis Fernando Romero Torrejón...
Ignorancia, la plaga de la política boliviana
Ignorancia, la plaga de la política boliviana
Miguel Ángel Amonzabel Gonzales...
El escenario político
El escenario político
Severo Cruz Selaez...
Homo bellum
Homo bellum
sin entradilla...
Clamor por un cambio
Clamor por un cambio
Humberto Vacaflor Ganam...
Nacionalismo boliviano
Nacionalismo boliviano
Fabian Freire...
La pérdida de lo auténtico
La pérdida de lo auténtico
Ernesto González Valdés...
Apología de la tolerancia
Apología de la tolerancia
Ignacio Vera de Rada ...
Golpe blando con estilo
Golpe blando con estilo
Mario Malpartida...
Directores encargados
Directores encargados
Luis Alberto Callapino López...
La Juana y los “laris”
La Juana y los “laris”
Juan José Toro Montoya...
Inventores de golpes
Inventores de golpes
sin entradilla...
¡Que siga el circo!
¡Que siga el circo!
Walthy Mauricio Egüez Paz ...

Encuesta

No hay encuestas activas para participar. Puede consultar nuestras encuestas anteriores